Siete meses de prisión preventiva para policía por haber dado muerte a amigo

Siete meses de prisión preventiva dictó para el Suboficial de la PNP Johnatan Morales Hernández el juez Roma Cruz Avilés disponiendo el internamiento al penal de Cambio Puente del mencionado efectivo, acusado por la fiscal Angélica Báyez Antúnez de haber victimado a Bruno Urdániga Chávez, su amigo desde la adolescencia.

 

La representante del Ministerio Público acusó al investigado por el delito de homicidio simple y solicitó nueve meses de prisión para que en este lapso pueda realizar las diligencias necesarias para llevar a juicio al policía.

Para la fiscal, lo que ocurrió en el interior del edificio de la avenida José Pardo 254 fue que Morales Hernández disparó a su amigo directo a la cabeza habiendo ingresado el proyectil de bala en la parte frontal lado izquierdo con un recorrido de arriba hacia abajo con salida.

 

El móvil del homicidio será materia de la investigación preparatoria, dijo la magistrada del MM.PP. quien sustentó su teoría del caso con la ayuda de imágenes en pantalla en las que se vio sangre en la pared y en los peldaños de las escaleras hacia al segundo piso.

 

Respecto de estos rastros y la declaración de uno de los agentes que llegaron al lugar de los hechos donde observó el arma en el cuerpo del occiso, Báyez Antúnez dijo que obedece a la intención del acusado de fabricar la versión que se trató de un suicidio y para eso cambió la escena del suceso.

 

El inculpado llegó a la casa de Urdániga Chávez porque éste lo había llamado invitándole a fumar marihuana en el tercer piso del edificio (donde posteriormente los agentes de la DIVICAJ encontraron más de 200 gramos de marihuana). Al subir las escaleras, el efectivo que iba a delante sacó su armas volteó hacia su amigo que iba detrás suyo y le disparó de frente a la cabeza.

 

Por su parte, el acusado quien se había mantenido en silencio en la investigación policial recién en esta audiencia hizo uso de la palabra acompañado de su abogado Javier Delgado López quien fue contratado por la familia al prescindir de los servicios del letrado Joel Zavaleta que desde el inicio tuvo la defensa.

 

Morales Hernández admitió ser el autor de la muerte aunque dejó a entender que fue casual. Explicó que iba delante subiendo las escaleras y su amigo que iba detrás le saca el arma de su muslera y al voltear ve que tomaba la pistola manipulándola y es asi que decide quitársela. Cuando lo tiene sus manos  sale el disparo de frente a la cabeza.

 

A modo de justificación dijo que era la primera vez que usaba pistola SIG Sauer porque en la Escuela SO PNP no le enseñaron a usar y que el tiro salió solamente al rozarle el disparador tras haberle quitado el arma a su amigo. “Le había dicho al armero que siempre había usado Pietro Beretta que la conozco bien y no se dispara asi tenga el seguro” manifestó casi suplicando en llanto.

 

Pese a todos sus argumentos el juez evaluó bien los elementos de convicción de la fiscal Angélica Báyez y declaró fundado su pedido de prisión aunque por siete meses.

Escribir comentario

Comentarios: 0