Disparó que mató a Bruno Urdániga fue de más de 30 centímetros

El día de hoy la fiscal Angélica Báyez Antúnez estará acusando ante el Poder Judicial al Suboficial de la Policía Nacional Johnatan Morales Hernández por la muerte del joven Bruno Urdániga Chávez ocurrido en el edificio de la segunda cuadra de la avenida José Pardo donde vivía la víctima con sus abuelos.

 

Ayer el detenido policía seguía guardando silencio, probablemente como una estrategia de su abogado defensor manteniéndose a la espera de los elementos de prueba que lo podrían enviar al penal.

 

Nuestro medio tomó conocimiento que uno de los elementos de prueba sería el resultado de la necropsia practicado al cadáver el mismo que no deja bien parado al investigado policía.

 

El resultado de la necropsia es que el impacto de la bala en la cabeza del joven occiso tiene entrada y salida por la parte frontal del lado izquierdo, tiene una trayectoria de arriba hacia abajo y además que habría sido disparado de una distancia de más de 30 centímetros.       

 

Igualmente no se ha encontrado en el lado donde ingresó el proyectil, la huella de la circunferencia que deja una bala cuando se trata de un disparo de suicidio y esto abona en contra de la defensa del efectivo Morales Hernández por constituirse en elemento de presunción de haberle disparado. De todos modos frente a ello se esperara el resultado de la pericia balística.

 

Mientras tanto el cuerpo del occiso recién fue llevado a su velatorio en una casa familiar de la tercera cuadra del jirón Guillermo Moore en horas de la tarde. La demora se debió a que no se practicó esta diligencia el día de la muerte sino recién ayer desde las 10:30 de la mañana.

 

En horas de la noche se llevó a cabo oraciones por el alma de Bruno Urdániga. Aquí los dolidos familiares y amigos esperan que se esclarezca el caso y que la justicia sancione como debe ser.

Escribir comentario

Comentarios: 0