· 

Chimbote: cerca de 50 puestos fueron los consumidos en incendio de cuatro horas en La Cachina

 

Cerca de medio centenar de puestos de la zona comercial La Cachina, de la primera cuadra de la avenida Buenos Aires con extensión al jirón José Olaya, fueron consumidos esta mañana por las llamas en un dantesco incendio que dejó miles de soles en pérdidas materiales y felizmente sin registrarse daños humanos.

 

La pesadilla se inició al promediar las 8:15 horas del día por causas que es materia de investigación.  A esa hora solamente unos pocos locales abrieron sus puertas en tanto que progresivamente iban llegando los dueños y trabajadores de otros tantos que se llevaron infausta sorpresa al llegar.

 

El fuego se inició al fondo de lo que llaman centro comercial La Cachina en el lado de la avenida Buenos Aires, y rápidamente el negro humo empezó a notarse de lejos generando una serie de comentarios y conjeturas entre los asustados chimbotanos.

 

A los pocos minutos llegaron algunos efectivos policiales de la comisaría “21 de Abril” que a pesar de sus esfuerzos por evitar que los dueños y trabajadores ingresen a sus puestos a poder rescatar lo que pudieran en medio de las llamas, su inferioridad numérica fue vencida por los desesperados comerciantes.

 

Rápidamente se dio aviso a los comerciantes que aún no abrían sus locales quienes llegaron asustados en taxi e inmediatamente se pusieron a rescatar lo que podían de sus puestos. Las llamas también amenazaron a los establecimientos del lado del jirón José Olaya y sus propietarios velozmente tuvieron que poner a buen recaudo su mercadería aunque no lo lograron en su totalidad y de todos modos perdieron prendas de vestir, muebles, vitrinas, entre otros.

 

Al lugar llegaron bomberos de Chimbote, de la urbanización la Libertad y de Nuevo Chimbote que ayudados por una cisterna lucharon contra las llamas exponiendo sus vidas ante los constantes estallidos de balones de gas que se registraba. Los hombres de rojo pudieron vencer las llamas después de tres horas. Al término de ello el panorama fue desolador, lo que quedó fueron escombros y fierros, madera y triplay quemados de los talleres de motocicletas y bicicletas.

En horas de la tarde el panorama fue diferente aunque los rostros de tristeza y pesar de los damnificados no desaparecían. Una joven comerciante dijo que entre el tumulto de gente que apareció a ayudar algunos aprovecharon la ocasión para apoderarse de mercancías como ropa que es lo que vendía.

 

La Cachina es una zona comercial donde existente puestos de venta de celulares, de venta de muebles, asi como existen talleres de bicicletas y objetos de segunda mano. Hace varios años también se registró un siniestro de magnitud que ocasionó cuantiosas pérdidas materiales. Aquella vez se dijo que era imperiosa la necesidad que los comerciantes tomen conciencia de la importancia de asumir sistemas y prácticas de seguridad en sus puestos, pero parece que no lo hicieron y la lección no sirvió para nada. Se espera que esta vez sea diferente.

Escribir comentario

Comentarios: 0