· 

Agente femenino de serenazgo encontró y devolvió celular perdido

Los gestos de honestidad siguen siendo recurrentes en el país aunque todavía no es una práctica habitual, pero poco a poco se va sembrando este valor en el que los medios de comunicación tenemos la responsabilidad moral de difundirlos para promover su práctica.


Es común, aunque no aceptable, que quien encuentra un objeto de valor perdido lo toma para sí sin tener en cuenta que ello tiene un propietario y le es necesario solamente a él.


Alejandra Atoc Cáceres, trabajadora de Seguridad Ciudadana del distrito de Nepeña (Áncash), piensa que los objetos encontrados deben ser devueltos a sus dueños sin recibir como recompensa más que un sincero agradecimiento.


Consecuente con ese principio la agente del serenazgo del grupo Fénix devolvió a un joven su teléfono celular que había extraviado en el centro poblado de San Jacinto. Ella encontró el equipo en la calle 28 de Julio e inmediatamente dio cuenta a su base. 


“Cuando prendí el celular identifiqué a su propietario, lo primero que pensé fue en la angustia que estaría pasando y luego de reportar el hallazgo procedí a a contactarlo para devolverle su equipo” contó la honesta servidora municipal.


El teléfono es de propiedad de Fernando León Vergaray quien se dirigió a recuperarlo de manos de la propia agente a quien agradeció y resaltó su alta honestidad.


La oficina de Seguridad Ciudadana de San Jacinto precisó que varias son las ocasiones en el personal ha encontrado objetos perdidos los mismos que han sido devueltos a sus propietarios.

Escribir comentario

Comentarios: 0