· 

Paro de Huarmey: Héctor Ayala niega que quiso arrebatar arma a policía

El estado de salud de Héctor Ayala Rodríguez, poblador de Huarmey agredido por la policía durante la movilización del primer día de paro provincial en esa ciudad, es delicada pues no puede ingerir alimentos sino a través de una jeringa.


Él aún permanece en una cama del área de etmergencia del Hospital Regional acompañado de su madre de su hijo y otros parientes están al tanto de su evolución.


Haciendo un esfuerzo para hablar contó a nuestro medio no atacó a ningún policía y que tampoco pretendió quitar el arma de reglamento a uno de estos.


Su versión difiere de la brindada por el coronel Walter Calla Delgado, jefe de la DIVIPOL Chimbote, quien refirió que los manifestantes trataron de quitarle el arma al teniente Meléndez, encargado de la USE que llegó a Huarmey para evitar desmanes de los pobladores.


Contó que al momento de la movilización por la carretera Panamericana Norte en cuyo frente está ubicada su casa, los gases lacrimógenos lanzados por los policías a los manifestantes ingresaron a su casa afectando a todos los ocupantes que a esa hora dormían.


Dijo que al salir a ver lo que sucedía observó que unos policías habían cogido a su hijo mayor cuando éste les reclamaba por haber lanzados los gases lacrimógenos. Salió en su defensa de su vástago siendo este el momento en que lo cogen y empiezan a agredirlo con vara de reglamento.


Esta versión es la misma que dio su madre Corina Rodríguez Molina quien a su vez cuestionó el actuar de los efectivos policiales y exigió que sean sancionados. "Mi hijo tiene dificultad para hablar, come solamente líquidos y eso porque le posaron en el cuello cuando lo tuvieron en el piso" agregó.


Lamentó lo sucedido con su hijo quien era un gran soporte para ella y le ayudaba a su manutención.


Escribir comentario

Comentarios: 0