· 

En Chacas católicos y no católicos despiden hoy a Padre Ugo de Censi

Hasta el cielo de Chacas llora la pérdida del Padre Ugo de Censi. Contrario a otros días que no se registraban lluvias ayer, a un día del sepelio del querido sacerdote italiano se registró este fenómeno de la naturaleza sorprendiendo a propios y extraños.


Sin embargo, ello no quitó qué cientos y cientos de personas acudan a la iglesia del lugar a participar del velatorio de los restos del religioso cuyo cuerpo se encuentra en un ataúd y que puede ser visto a través de un vidrio.


Este penoso acontecimiento ha enlutado a todo el pueblo de Chacas y sus barrios y caseríos motivando que casas, tiendas comerciales, bodegas e instituciones hayan colocado en su frontis lazos de color negro en señal de duelo.


"El padre Ugo se ha ganado el corazón hasta de miembros de otras creencias religiosas que han llegado a la iglesia para rendirle el póstumo homenaje" indicaron a nuestro medio visitantes chimbotanos que estuvieron en este pueblo de la sierra ancashina.

En medio de este dolor la hospitalidad de los chacasinos se ha dejado notar al alojar en colegios y casas a los cientos de visitantes de pueblos cercanos y de ciudades alejadas. 


"En medio de la lluvia una señora del lugar se me acerca me pregunta si tenía dónde quedarme y al responderle que no, me dijo que podía darme cobijo en su casa y al preguntarle que cuánto me cobraría me contestó que nada porque el padre Ugo de Censi les enseñó a ser hospitalarios con el prójimo" indicó otro joven visitante que no había encontrado habitación en hotel debido a que todos están copados.


Todos los asistentes a la despedida del Padre Ugo, a quien realizan misa cada media hora, les comparten alimentos preparados por los lugareños con los productos que llevan de sus caseríos y barrios. Entre estos se cuenta a decenas de cabezas de ganado, cientos de kilos de papa, también de arroz, azúcar entre otros.


Los restos del padre Ugo de Censi, el sacerdote más querido de Áncash, serán sepultados a la 1:30 de esta tarde en el interior de la misma iglesia al pie del altar mayor bañado en pan de oro. (Fotos: Julio C. Villanueva Ponte)

Escribir comentario

Comentarios: 0