· 

Extraditable ofreció caución de dos mil soles por su libertad, pero quedó detenido

 

El chimbotano detenido en nuestra ciudad por la INTERPOL tras cometer un asesinato en octubre del año 2017 en el país de Chile permanecerá recluido preventivamente en un establecimiento penal que el INPE disponga, luego que la jueza del Octavo Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Justicia del Santa amparó el allanamiento de extradición voluntaria al que se acogiera José Jean Carlos Fernández Rupay (28) tras ser solicitado por la Unidad de Cooperación Judicial Internacional de la Fiscalía de la Nación por el delito de homicidio simple.

 

El investigado se allanó a la extradición voluntaria como estrategia para que no proceda el pedido de la fiscal Mónica Machay Villanueva de prisión preventiva en su contra mientras se tramita la extradición. A través de su abogado defensor Manuel Paiva Córdova ofreció dos mil soles de caución como garantía dentro del requerimiento de comparecencia y que se le devolvería cuando sea extraditado.

 

Sin embargo, a pesar del ofrecimiento la juez Dalila Peña Zapata evaluó que los elementos de convicción de arraigo laboral y domiciliario no revestían calidad por lo que declaró fundado el requerimiento de la representante del Ministerio Público y dictó prisión preventiva. Paiva Córdova se mostró disconforme con la medida en el entendido que no se fijó el plazo de la prisión y en ese sentido planteó apelación a la resolución judicial.

 

Se acusa al chimbotano Fernández Rupay (28), según la investigación del Tercer Juzgado de Garantía de Santiago - Chile, que el día 15 de octubre del año 2017, al promediar las 5:30 de la madrugada, mientras su víctima Pablo Aguirre Muñoz transitaba por la calle Arzobispo Valdivieso, frente al 0697 en la comuna de Recoleta, sostuvieron una férrea pelea a golpes en medio de un confuso incidente, siendo el hoy detenido quien aprovechando que su víctima cayó, procedió a desenfundar su cuchillo y le propinó cuatro certeros ataques por la espalda, los cuales ocasionaron la inmediata muerte del sujeto.

 

Varios son los testigos directos y de referencia, entre ellos peruanos y chilenos, que sindican al detenido de haber asesinado de puñaladas a Aguirre Muñoz. La pelea con éste surgió a raíz de un piropo del peruano a la pareja del chileno quien le lanzó dos patadas en sus nalgas. Tras ello Jean Carlos Fernández se retiró a su casa y volvió con un cuchillo para asesinar al mapocho delante de su enamorada.

 

Tras cometer el crimen, José Fernández regresó por tierra al Perú, intentando esconderse en la vivienda de sus padres, sin imaginar que personal de la INTERPOL de Lima había recibido comunicación de que el sujeto se hallaba en esta ciudad, por lo que tras cercarlo procedieron a detenerlo trabajando en una obra de construcción, siendo de inmediato puesto de conocimiento el mismo ante autoridades internacionales, quienes solicitaron su extradición pasiva.

 

 

Tras evaluar todos los elementos presentados en la presente diligencia y en amparo del Tratado Internacional de Extradición suscrito entre Perú y Chile, la jueza Dalila Peña Zapata, amparó el control de detención con fines de extradición del chimbotano, quien permanecerá detenido hasta que la justicia chilena presente su demanda de extradición, hecho que con las facultades conferidas entre ambos países, podría ser en el más breve plazo, a fin de que responda por las graves imputaciones en su contra. 

Escribir comentario

Comentarios: 0