· 

Triple choque: Policía acudió a accidente y observó que fallecido es su padre

Cuando el Suboficial de la Policía Nacional Jaime Bereche Querevalú acudió a registrar un triple choque vehicular en la carretera Panamericana Norte frente al vivero forestal jamás se le cruzó por la cabeza que entre las víctimas tiradas en el asfalto estaba su padre.


El efectivo tenía en frente a su padre Jaime Alberto Bereche Urquiaga sin vida, con su cuerpo maltrecho por el impacto del bus que le dio el golpe de remate después que cayó a la pista tras impactar el camión en que iba con un auto tico cuyo chofer irresponsablemente se le cruzó en la vía.


Esta escena de aquel mes de mayo del 2014 no lo olvida el joven policía. Y tampoco su madre y hermanos menores no olvidan el estado de fuerte crisis nerviosa de aquel y que suele presentarsele cuando le viene el recuerdo de tan penoso momento vivido.


A partir de entonces, al perder al jefe de familia dedicado al comercio mayorista en el mercado La Perla las cosas cambiaron para la familia Bereche Urquiaga y los hijos que estudiaban  en la universidad y en el colegio tuvieron que dejarlo.


El impacto emocional y moral así como material de aquella muerte dio paso a dejar atrás los sueños de ser profesionales de los hermanos del joven efectivo policial y a ello contribuyó la salud de Margarita Querevalú Purizaca que también se resquebrajó tras el deceso de su esposo.


Este caso ya se ventila en el Poder Judicial que en primera instancia sentenció a los choferes responsables y fijó una reparación civil de 100 mil soles, sin embargo, los deudos no han quedado conformes y en apelación han solicitado que se incremente a dos millones de soles.


Hernán Burgos, abogado de los deudos del fallecido comerciante, consideró que dicho monto es justo por cuanto es una familia la que ha quedado afectada truncandose los planes de estudios superiores de los hijos que ya estudiaban una profesión en una universidad local.


El letrado sustentó en la última audiencia la responsabilidad del conductor del bus de la empresa DÍAS en la muerte de los ocupantes del camión debido a que iba a excesiva velocidad y no realizó ninguna maniobra evasiva a pesar de tener espacio a la derecha de su carril por donde seguir circulando.


Sin embargo, el chofer de dicha unidad, que circulaba de sur a norte, había dicho que solamente corría a 40 kilómetros por hora y no pudo desviar a ningún lado por no haber tenido espacio a su derecha donde hubo un poste y una rampa en la pudo haber colisionado y ocasionar una tragedia mayor.


Frente a este argumento Hernán Burgos ilustró con grandes fotografías el lugar del hecho donde se vio a las unidades protagonistas del choque y a un costado de la vía un espacio de hasta siete metros por donde podía seguir circulando y tampoco había poste.


Dijo que el chofer del bus no corría a 40 kilómetros por hora sino a 65 tal como la SUTRAN informó y que ello es excesiva velocidad lo que conllevó a que no pueda frenar y terminó impactando a los ocupantes del camión quitándoles la vida.


La audiencia de apelación continuará mañana jueves con los alegatos de defensa de los abogados de los procesados y de la compañía seguros y de la empresa que vendió el bus a la empresa DIAS que están considerados como terceros civil responsables.

Escribir comentario

Comentarios: 0